27 de agosto de 2011

El Manto de Dios


Aquellos que conocen de pintura saben que todo pintor esconde, oculta su pintura hasta que este terminada. En una ocasión de mi vida, estando de viaje como mochilero (los mochileros tienen  llamado de Dios y encajan perfectamente como misioneros) lo digo por experiencia, necesitaba movilizarme y hacer dinero rápido para ir y trasladarme a otros lugares, de manera que use los talento que Dios deposito en mí y entre esos esta la pintura específicamente en lo que se refiere al paisaje (un consejo, si le gusta  pintar y siente vocación, le exhorto a que no pinte lo que otros ya pintaron, ni los imite, ni haga copia de ellos, viva su propia experiencia, el verdadero artista se deja llevar por lo que su mente, ojos y corazón siente y desea expresar), y estaba yo en esas tierras hermosas diseñadas por ese gran Creador, deleitándome en la hermosura de su gracia, me inspire y comencé a pintar, la verdad es que utilice lo que tenía a la mano no tenía muchos recursos en lo que se refiere para pintar, pero a Dios solo le bastaba que me esforzará y precisamente eso hice, el Señor puso el resto (un verdadero artista solo necesita dejarse  llevar por su talento interno), las pinturas se vendieron y logre ir a los sitios que quería fue algo maravilloso cuando lo logre y todo gracias al Señor.

El tema que voy a estar hablándoles en esta ocasión se titula “El manto de Dios”, pero antes quiero comentarles algo que hará que comprendan el mensaje que el Señor en este día quiere que reciban en su espíritu y en lo más profundo de su ser. Siempre que pinto algo que aún no he terminado acostumbro a ocultarlo, poniéndole un manto, quizás se preguntará porque lo hago, de hecho esa pregunta me la hicieron, incluso algunos intentaron ver lo que ocultaba secretamente, les dije aún no! Sabe cuando usted penetra la privacidad del pintor y descubre la obra que aún esta sin terminar, ocurrirá que no la entenderá, aún peor la criticará. Le digo que el ser humano por naturaleza es así y muchas veces la crítica es tóxica, no constructiva, debido a la ignorancia, o puede ser que su opinión quiera hacer modificación en lo que pinto. ¿Cómo se puede decir algo de lo que no sabes? Si la visión del pintor es una sola.

Lo cierto es que cuando la pintura esta lista, es mostrada públicamente, para sorpresa de todos, ahora todo el mundo dice que hermosa es, ahora todos la comprenden, solo me quedo meditando en aquello, así mismo le pasa al Señor. Quizás estas haciendo algo que el Señor te mando hacer, o quizás Dios esta haciendo algo contigo que ni siquiera tú comprendes, te recomiendo como receta “guardar silencio”. 

Le sugiero que lea conmigo este párrafo de la Epístola del Apóstol Pablo a los  Filipenses, se trata de una Oración que hizo Pablo a los creyentes.

Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia. Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con el entrañable amor de Jesucristo. Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios”. Filipenses 1:3-11.

El Señor ha prometido que si él comenzó hacer algo en ti lo perfeccionará hasta el día de Jesucristo, más claro no puede estar, el punto aquí es, que mientras el pintor y diseñador (Dios) se toma su tiempo en hacer la obra, él tendrá que ponerte un manto, para evitar riesgos de que su obra se dañe. El manto que el pintor coloca en la pintura es realmente una protección, es un cuidado especial, ella es guardada celosamente hasta el día que sea expuesta públicamente. Y lo que hablo no es cosa que me invente, le pongo un ejemplo que transformará su mentalidad, su forma de pensar y de ver las cosas más ampliamente, hubo una gran pintura que se estuvo hablando de ella (ojo, las pinturas llevan consigo un lenguaje de expresión, ellas despiertan nuestros sentidos), bien aquella pintura estuvo primero verbalmente, en la boca de lo hombres (se transmitía de generación a generación) y después fue escrita para ser leída por toda la humanidad, esa historia de esta gran pintura es “El sacrificio de Cristo” a través de las Sagradas escrituras encontramos cantidad de promesas y profecías que nos hablaban de la venida de un Mesías que sería nuestra Salvación y el diseño de Dios era tan maravillosos que dice el Nuevo Testamento en un versículo, parafraseando  “El misterio del Evangelio que había estado oculto por los siglos”. Sí Dios mantuvo en secreto, en misterio, en lo oculto, en lo más profundo de su ser un plan, un diseño, un gran y exitoso designio y propósito para Israel y esta humanidad, salvarla de pecado y ofrecerles la vida eterna. Se hablaba generación tras generación de un Mesías que nacería en Belén, hijo de mujer virgen escogida por la mano de Dios y de un padre humilde y sencillo de corazón de profesión carpintero con grandes principios, de la familia de David. 

Sin embargo cuantos no se imaginaron cuando acontecería aquello, como sería aquel Mesías, que cosas haría, que palabras hablaría, que enseñaría, todos a la expectativa. Ha sido la más grande pintura de la historia que aún por estar en letras, es la obra de arte más extraordinaria que hayan visto mis ojos y experimentado mis sentidos, porque no solo se escucha o se oye y se lee, sino que tiene un gran poder, su espiritualidad transforma todo, es una pintura que aún el Señor no termina de pintar en nuestras vidas porque él anhela que todos sean salvos. Él esta perfeccionando en vosotros lo que un día comenzó “La buena obra”. Y su obra estará terminada hasta “El día de Jesucristo”. Dígame ahora usted alguna vez ha visto una obra de arte como esta, una pintura tan detallista, tan bien diseñada como esta. No lo creo!

Usted sabe quien a tenido la audiencia más grande en críticos de arte y pintura, él Señor, le explico porque lo digo, a través de las décadas se han ido manifestando científicos, filósofos y estudiosos de toda cosa tratando de explicar primero nuestra existencia, buscando la manera de revelar quien y de que manera fueron creados los cielos, la tierra y todo lo que existe, incluso tratando de imitar lo que jamás se podrá hacer con manos humanas, buscando cuanto explicación le fuere posible de cómo se forma un bebe en el vientre de su madre y como crece, se desarrolla, nace, lo cierto es que esta es la obra de Dios, Él es el Maestro por excelencia nadie podrá hacer lo que el hace, nadie ha podido crear, diseñar y pintar los cielos como Él, o pintar una cebra, una guacamaya, unas montañas boscosas, piedras de ríos, la arena del mar, el brillo del sol, la luz resplandeciente de la estrellas, o los frutos como las uvas, etc. La pintura fue mostrada universalmente a la humanidad (planeta tierra, el mundo), porque hay gente que insiste en atribuir que no la creo Dios, yo le llamo dureza de corazón, falta de sabiduría. Aún continúan los críticos, tratando de dar explicaciones de su humana y rebelde sabiduría. Toda la naturaleza se expresa, si somos bien observadores nos daremos cuenta que tiene el lenguaje de Dios y se comunica constantemente, medite en esto!

Además su pintura tiene melodía, alguna vez a experimentado o visto que alguien pinte como este gran Artista, que hace que el pecho rojo que es un ave cante, que el tigre de véngala ruja, que los lobos siberianos aúllen, que los picos altos cubiertos de nieve tengan eco y al sonar haya avalanchas, o que me dice del color cristalino de una cascada puede imitar su sonido, imposible, y que me dice de la lluvia que es como una cortina y los truenos como una trompeta, y la neblina espesa o el fuego, etc. Y no solo es una pintura diseñada y creada, tiene espíritu, aliento y vida de Dios, es más toda ella le adora, le alaba y le exalta diariamente por su grandeza, le glorifica, ahora conoce una pintura así. No lo creo!

Muchas veces Dios comienza hacer algo en usted, los demás no lo entienden porque no es con ellos que se esta trabajando es con usted la obra, como no la comprenden aquellos que lo rodean a usted, estos comienzan a opinar, criticar y hacer toda clase de comentarios como paso con Job, o el Rey David o la madre de Samuel o quizás el mismo Moisés, podríamos mencionar a Elías, podría ser un Pedro, el hombre paralítico, la mujer del flujo de sangre, etc. Lo cierto es que por más que nos esforcemos en resistir este tipo de ataques, mejor es que lo veamos como algo normal que forma parte de nuestra existencia, la crítica siempre va existir porque como lo dije es parte de la naturaleza humana.

Cuando Dios esta haciendo su trabajo el coloca un manto de protección en su obra. Te lo demuestro, el manto de protección que Dios ha puesto en usted es su poder mismo actuando, gente que tu ni conoces serán sanados solo por lo que hablas y manifiestas del Evangelio, personas por las cuales oraste o le pusiste la mano confesando promesas de la palabra en fe serán levantadas de su situación adversa, puede ser que dijiste algo que trajo liberación a otros, pudo ser una llamada, una visita tuya que transformo una casa, una empresa, o quizás el milagro lo hizo Dios al formar parte de un grupo que tu no esperabas ser parte de él, pero Dios sí, porque quiere hacer algo contigo y con los demás, cualquier cosa que a Dios se le ocurra será de bendición. El asunto es que “El manto de Dios” esta puesto en ti, el Señor esta operando y trabajando contigo y existen batallas, luchas, cosas que te preguntas porque me están ocurriendo, puede ser la salud, o la situación financiera, la familia, etc., pero en todo esto Dios esta actuando solo que tu no lo ves, crees que no esta allí, pero no es así, él esta en todo lo que le interesa, tú le interesas tanto que a pesar de la pruebas que vives el sigue haciendo milagros a través de ti, y él no va parar de hacerlo, él busca de ti oro, por eso te refina, te hace pasar por el fuego, te calienta al máximo porque quiere ver una joya de ti. Tu eres el barro y el alfarero, resulta que estas en su taller, él es el maestro, tú su pieza más preciosa, su obra de arte y quiere mostrarte al mundo para testimonio, sí para que testifiques de él, para que hables de su poder de sus maravillas, de lo que hizo contigo, para que hables de su amor.

Los padecimientos, sufrimientos, aflicciones, tribulaciones, persecuciones, afanes que hayas experimentado no se comparan con la corona que Dios te tiene preparada por tus esfuerzos, él toma notas de todo, esto no se trata de quien corre más rápido, es una cuestión de resistencia, perseverancia de estar apercibido, alerta, vigilante, de tener la seguridad de eres salvo y puedes tirar la red para salvar a otros, asegúrate de llegar a la meta porque la carrera es larga, pero solo aquellos que estuvieron firmes en el llamado que se les hizo para servir tendrán la victoria. Que las aflicciones no sean el motivo para descuides el gran sacrificio que hizo Cristo por ti, Dios esta esperando que cuides el sacrificio, recuerda que esa es tu ofrenda, es tu deber espantar las aves de rapiña (lenguas de personas que quieren matar la visión, pueden ser demonios), que quieren robarte la bendición (lee la historia de Abraham), comienza espantar, ahuyentar todo aquello que atenta contra tu llamado, tu propósito, para lo que fuiste escogido, eres hijo (a) de Dios, eres embajador de su reino, no lo olvidemos. Nuestro deber es mantener el sacrificio que hizo Cristo por nosotros vivo en el altar y destruir, quebrantar, quitar todo aquello que esta evitando, impidiendo, que se esta oponiendo a que le adores, alabes por lo que él es, Jesús es nuestra razón de vivir, nuestra eterna y única salvación. Nosotros somos la ofrenda que Dios esta esperando, adórale con el alma, con el corazón, en espíritu y en verdad, que esperas!

El manto de Dios esta allí, él Señor lo puso porque te ama y se deleita en lo que hace y pinta, déjale hacer su obra en ti. El Señor es Santo, Santo, Santo, todo lo que él hace es Santo. Quiero que sepas algo más, si estas leyendo este mensaje, El Señor lo pinto a través de mis manos y dedos para que tú y yo lo leyéramos y nos deleitáramos en su grandeza, para que le exaltáramos por su favor y su bendición, él es grande y eternamente maravilloso.

“He allí la pintura del Creador, existirá hombre alguno que no pueda contemplarla”.

7 de agosto de 2011

Viviendo la Adoración


Uno de los misterios del Evangelio es el costo o el precio de la adoración. Las misiones en la predicación del Evangelio, anunciar y proclamar el mensaje de salvación, un mensaje de esperanza, las buenas nuevas, el Evangelio de Jesucristo, nuestra fe, darla a conocer a las naciones es exteriorizar la adoración del reino.

“Y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar”. Efesios 6:19-20

Caminar con el mensaje de salvación es el viaje de peregrinación más intenso que un hijo de Dios haya podido experimentar, la Biblia dice que somos extranjeros en esta tierra, que estamos de paso, es realmente una aventura ser seleccionado por Dios, nuestro Elohim para emprender el viaje a las misiones de ir por el mundo anunciando el único mensaje de salvación, el que Dios entrego a sus discípulos, dar a conocer el misterio del Evangelio ¡no es apasionante esto!

Muchas personas emprenden viajes, pero les aseguro que este viaje nunca jamás lo olvidarán porque esto es algo completamente de entrega y compromiso con Jesús. Predicar el Evangelio de nuestro Mesías es realmente un acto de adoración. En donde cualquier cosa puede pasar!

¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina! Isaías 52:7

¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Romanos 10:15

El Evangelio que predicamos es Santo y debemos como creyentes guardar íntegramente la santidad de la palabra que se predica, porque un día daremos cuenta a Dios por ella, la palabra que predicamos tiene el poder de salvar y transformar vidas, ella es aliento, espíritu y vida, es Jesús cara a cara, por esta palabra somos justificados, redimidos, salvos. Cuando predicamos el Evangelio de Jesús estamos manifestando su reino aquí en la tierra, estamos adorando al que vive por los siglos, es cuando entregas tu corazón, es amor puro, más allá de los dones y talentos. Dios nos pide amor sin medida, ese amor que es capaz de recorrer fronteras, que no conoce la limitación, cuando Dios envío a su hijo Jesús, Él derramo su amor sobre este mundo, esa es la adoración más grande que haya oído.

El Apóstol Pablo habla de un camino de mayor excelencia, se refería que más allá de el hablar en lenguas y profetizar, además de los dones del Espíritu, había algo que él había descubierto de hecho el quiso exponerlo a quienes les predicaba, quizás en ese momento no estaban preparados para recibir dicho mensaje, lo cierto es que él lo expuso y hasta nuestros días el mensaje esta plasmado en las escrituras, eso quiere decir que al Espíritu Santo le interesaba que todos nos enteráramos, ese camino de mayor excelencia era el amor.

Muchos quieren conocer y tener las riquezas que manifiesta la palabra de Dios, experimentarlas y poseerlas, lo verdadero es que esas riquezas son las profundidades del Evangelio, sumergirse en Él y conocer el verdadero propósito de Dios con los hombres, que nos sea revelada su voluntad algo que va más allá de nuestros sentidos y emociones, de lo que la mente humana piensa. Cuando estas riquezas nos son entregadas comienza la batalla y las luchas y no es que no se hubiesen manifestados sino que ahora son más intensas porque estas viviendo y conociendo el reino de Dios, estas comprendiendo lo que es el amor del cual Dios un día hablo.

Y por ese amor muchos padecieron persecuciones y toda clase de sufrimientos, a través de la historia nos hemos enterado de lo acontecido a los apóstoles del Señor: “A Jacobo hijo de Zebedeo fue decapitado por su fe, Andrés fue crucificado, al igual que Felipe, Bartolomé, Judas y Simón el zelote. Matías murió apedreado en Jerusalén, Simón Pedro fue crucificado cabeza abajo. Y Jacobo el hijo de Alfeo le molieron la cabeza a golpes a la edad de noventa y cuatro años. Muchos de los otros discípulos y primeros seguidores de Jesús fueron también torturados y martirizados por su fe”. Este es un extracto sacado del libro Fox Book of Martyrs, un vistazo a la  muerte de los discípulos.

Sin embargo lo que hace que un hombre de Dios sea sostenido en este caminar, es su comunión y relación con Dios, estos grandes hombres de Dios conocieron y vivieron al máximo lo que es dar su vida por Jesús, ellos conocían el modelo y diseño de Dios en sus vidas, entendieron perfectamente el sacrificio de Cristo con esta humanidad, comprendieron el amor de Jesús por ellos y este mundo, ellos llegaron al propósito de porque vinieron a este mundo y ahora esperan por nosotros el reino de los cielos, ciudad a la cual iremos todos los que hemos seguido al Señor.

El amor es lo más valioso que un discípulo de Cristo puede tener y que logra experimentarlo cuidará esta semilla como su más preciado tesoro, su primer amor, lo compartirá y hablará de Él, no se cansará sino que querrá que todos lo experimenten. Ese amor por el cual uno vive hace que te conviertas en un sacrificio de adoración para Dios. Hemos llegado al lugar indicado y el altar esta construido con el fuego y la leña ¿dónde esta el cordero? pregunto Isaac a su padre Abraham, el dijo que el Señor lo proveerá. Todo esta en su lugar cierto, pero donde esta el sacrificio. A través de Isaac recibimos una de las más grandes enseñanzas sobre la ofrenda y la adoración, uno de los principios más importantes acerca de la verdadera adoración en espíritu y en verdad “el sacrificio” ¿dónde está el sacrificio?

Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Génesis 22:7

Nosotros somos el sacrificio que Dios quiere ““Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. Romanos 12:1

Sí como sacrificio vivo, santo y agradable en la presencia de nuestro Señor, es el acto de adoración que Dios espera de sus hijos, de hecho Él mismo Dios se nos revela en las escrituras diciendo ustedes son los que quiero como mi gran ofrenda de adoración, no quiero otra cosa, los quiero a ustedes, es a ustedes lo que yo quiero en mi altar, en mi presencia. Nos han sido entregadas en nuestras manos un gran tesoro es como oro en polvo, sabes lo que digo! Tener el gran privilegio de estar en la Corte Celestial del Rey de Reyes y ser uno ese sacrificio de adoración, estar en su altar viviente y adorarle.

Es un verdadero privilegio poder adorar a nuestro Dios, gracias a Jesús podemos llegar confiadamente al trono de la gracia y expresar nuestros más íntimos y puros sentimientos al Señor, podemos hablar sin ningún temor y decirles cuanto le amamos, estar en su cámara secreta es toda una experiencia, sí hay algo que yo quiero vivir intensamente siempre en esta vida es adorarle a Él, no perderme ninguna de sus citas, de sus llamadas de madrugada y en el día comunicarme en mi mente y pensamientos con Él, abrir las sagradas escrituras en el momento justo indicado y antes que amanezca presentarme ante Él sabiendo que nos espera apasionadamente Santo, Santo, Santo Él es Dios.

Me aproximo despacio al lugar secreto, en silencio y extiendo mis manos  comienzo a glorificarle por su grandeza, a adorarle por su santidad, por su amor, dándole gracias por su bendición y cuidado por todo lo que Él es nuestras vidas. No deje de visitar el lugar santísimo, no postergue sus citas con Dios, no falte a las reuniones con el Señor, Él lo esta esperando a usted, Él anhela cenar con usted y quiere derramar su amor y manifestársele porque le ama. Muchas veces las palabras no salen de nuestros labios, solo un llanto que lo llena todo, un gemido que expresa todo lo que quería decirle, después de la adoración un paso a la oración y una cosa lleva a la otra, ahora es Él expresándose e intercediendo, ¡no es maravilloso! todos somos intercesores, oremos unos por otros “Y amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”. Y “Amarás  a tu prójimo como a ti mismo”. Toda una proclamación de adoración al que vive por los siglos……

"Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios". « Efesios 6:13-17 »