8 de junio de 2011

III Parte: La Redención del Hombre


III PARTE

Todos necesitamos de la salvación o redención que nuestro Señor Jesús ofrece, porque todos hemos sido pecadores, destituidos de la gloria divina e imposibilitados para redimirnos, ni redimir a nadie, Salmo 49:6-8. Para este tema de la redención le sugiero leerse Romanos 3:23 y Lucas 19:10.

Así como paso con Adán todos hemos ofendido al Creador y eso nos alejó de Él, sin embargo hubo algo en el interior de Dios que lo motivo a traer salvación a este mundo, Juan 3:16.

Cuando Dios decidió hacer el hombre a su imagen y semejanza, Jesús se ofreció como nuestro garante, si nosotros le fallabamos a Dios , Él sería responsable y nuestro substituto, Juan 1:29, Isaías 53:6.

Cristo es el segundo Adán, I Corirntios 15:45-47. Adán fue creado a la imagen de Dios, pero después de la caída, no pudo transmitir lo que había perdido y engendra hjos a su imagen, Génesis 5:1-3. De manera que a Dios le era necesario otro hombre fuente que engendraría hombres para Él. Con Jesucristo esto es posible, Juan 1:12-13.

Nuestra condición pecaminosa nos dice que necesitamos a Jesucristo. Somos salvos por la buena voluntad de Dios para con los hombre, Lucas 2:14. A través del Evangelio podemos enfrentar el problema del pecado ya que este ofrece una solución inmediata, que satisface a Dios y al hombre porque puede cumplirla a través de Cristo. 

El Evangelio de Cristo supera todos las espectativas del ser humano, porque es superior a toda doctrina, filosofía y religión. El Evangelio de nuestro Señor ofrece un nuevo estilo de vida que garantiza salvación. Revise Hebreos 7:25.

¿Qué es redención?  Esta palabra viene del verbo redimir, que significa rescatar o sacar de la esclavitud al cautivo o esclavo mediante precio, también puiede significar comprar de nuevo una cosa que se había vendido, poseído o tenido y por alguna razón o título  se había perdido.

Cuando una persona esta en Cristo dice la escritura que es una nueva criatura que las cosas viejas pasaron y que el Señor ha hecho cosas nueva en ellos. Por lo tanto no puede haber maldiciones de ningún tipo en la vida del nuevo creyente y mucho menos atravesando desiertos. Este nuevo creyente sabe ahora que es hijo de Dios y que las cosas que le acontecen son retos, pruebas y desafíos.

Afirmativamente que la redención del hombre  fue determinada por Dios desde antes de la fundación del mundo, I Pedro 1:20, y hecha pública  por Dios al hombre, Génesis 3:15, observese Génesis 3:21 cuando el Señor quito la vida de un animal para vestir a Adán y a Eva.

La salvación le costó a Dios la sangre infinita de su Hijo, I Pedro 1:18-19, Él dio el primer paso, se humillo en Cristo, Filipenses 2:8. Ahora nos compete a nosotros humillarnos ante Él porque Él tuvo misericordia de nsotros, Efesios 2:4-5.

Lo cierto es que ni aún la eternidad será suficiente para darle gracias a Aquel que nos amó, nos lavó y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, Apocalipsis 1:5-6.

No obstante la redención tiene su efecto, el hombre fue creado semejante a Dios y para tener comunión con Él. Por lo tanto cuando Satanás tento a Adán diciéndole que sería como Dios, este debió rechazar la propuesta porque este ya era la imagen de Dios.

Cuando Adán cayo en pecado la imagen de Dios se estropeó y todas sus facultades psíquicas quedaron inclinadas hacia lo malo. A pesar de que en el hombre existe el conocimiento del bien y del mal, estos conocimientos no les sirven  de nada a menos que que acepte y tenga a Cristo en su corazón como su salvador “Entonces la redención tendrá efecto, porque será visible en su conducta y fiorma de conducirse”. II Corintios 5:17, Efesios 4.22-24, Colosences 3:9-10.


6 de junio de 2011

II Parte: De la Caída, a la Redención


II Parte

Dios nos llama pecadores a través de las Sagradas Escrituras nos podemos dar por enterado sobre el asunto, Romanos 3:9-18, Salmo 14:2-3. La pregunta es ¿Por qué somos pecadores? Porque el pecado entró en la raza humana por un hombre su nombre es Adán. Cuando Adán pecó, nosotros pecamos con él, porque el es nuestro progenitor, Romanos 5:12.

¿Qué es el pecado original? Es aquel que esta relacionado con la rebeldía y desobediencia a Dios, Génesis 3, Romanos 5:19. Ante Dios toda nuestra justicia es como trapo de inmundicia, Isaías 64:6 y si no fuese por la misericordia del Señor no habría esperanza para la humanidad, I Pedro 1:3.

LA CAÍDA DEL HOMBRE

Para enterarnos de cómo fue que el hombre cayo en muerte espiritual, léase en la Biblia Génesis 3:1-20.

La Biblia nos enseña que los siervos de Dios siempre serán sometidos a pruebas y este fue el caso de Adán, la prueba de obediencia en él era necesaria. Otros que fueron sometidos a pruebas de obediencia y fe, es el caso de Abraham, Moisés, José, David, etc. El mayor ejemplo de obediencia lo aprendemos por el mismo Señor Jesús, Hebreos 5:8 “Si Dios no eximió a su Hijo de esta prueba, cuánto menos a nosotros”.

Revisemos Isaías 14:12-17, Ezequiel 28:11-19, II Corintios 11:3, Mateo 12:24, Apocalipsis 12:9. ¿Quién es el tentador? La Biblia nos habla de una forma clara sobre la existencia de Satanás. Examinando las porciones bíblicas Isaías 14:1-23 y Ezequiel 28:1-19 están dirigidas  al rey de Babilonia y al rey de Tiro, las palabras registradas en Isaías 14:12-17 y Ezequiel 28:11-19 definitivamente no pueden ser aplicadas a ningún ser humano. En estos pasajes bíblico los Profetas señalan a un ser espiritual maligno que induce al hombre a pecar. A continuación analicemos estos pasajes:

§  Satanás fue creado, Ezequiel 28:13,15

§  Estuvo en el Edén de Dios donde fue querubín grande y protector, Ezequiel 28:13,14

§  Peco por puro orgullo y envidia. Al verse tan hermoso quiso ser semejante a Dios, Isaías 14:13-14, Ezequiel 28:17. Ahora todo su odio y envidia es dirigido y se centra a los redimidos por la sangre de Cristo y todo es porque somos Hijos de Dios.

§  Su nombre era Lucero, que significa “porta antorcha” de ser  sello de la perfección termino convertido en espanto, Ezequiel 28:12,19

§  Tenía muchas responsabilidades entre las cuales estaba el gobierno físico del mundo. pero no permaneció en la verdad, Juan 8:44 y Dios lo echo del Cielo, por esta razón Satanás produjo el caos en la Tierra, Génesis 1:2. Después de esto el Señor ordenó la Tierra y colocó al hombre allí.

Una de las cosas que Satanás procura es el mal en la raza humana porque le tiene odio y envidia, tanto al Creador como a su criatura, quien siendo menor que los ángeles, El Señor la corono de gloria y honra, Salmo 8:4-6.

El diablo se disfraza como ángel de luz para poder engañar y ocultar su verdadera personalidad y así lograr sus malvados propósitos, obsérvese que en el Edén se valió de una serpiente para engañar.

Satanás ya ha sido juzgado y condenado al ser vencido por Cristo, Juan 16:11, Apocalipsis 20:10. Para él no hay redención porque el cayo tentado por él mismo.

Al examinar la caída de nuestros progenitores llegamos  a la conclusión de que la prueba era inevitable, sin embargo la caída no. Estudiemos estos ejemplos:

§  El tentador se presenta y tergiversa la palabra de Dios, este insinúa motivos egoístas en la prohibición divina. De esta forma el mostraba interés por el bienestar de ellos.  Confronte estos versículos Génesis 2:16-17 con Génesis 3:1.

§  Las palabras de Satanás lograron sembrar duda en Eva sobre la integridad de Dios. Una vez aceptado esto, él añadió al mandato divino para hacerlo parecer injusto, véase Génesis 3:2-3.

§  El diablo, el tentador acusa abiertamente a Dios  y lo acusa de ocultar sus verdaderos motivos al prohibirles comer del fruto del árbol del bien y del mal, más les asegura que comiendo de él, ellos serían como Dios, Génesis 3:4-5. 

§  El diablo con su astucia engaño a Eva, II Corintios 11:3 quien tomo del fruto y comió, además de que dio a su marido quien también comió. Adán no discutió ni con su mujer ni con la serpiente, el sencillamente acepto y comió. La Biblia señala que Adán no fue engañado, I Timoteo 2:14 “El había recibido el mandato divino tenía conocimiento de este y dominio sobre todo”.

§  El pecado entra por primera vez, a través de un deseo desordenado y malo, Génesis 3:6, ellos debían codiciar lo que Dios les había prohibido. Adán acusa a Eva de haberle hecho caer, y a Dios por darla como su compañera, Génesis 3:12.

§  Adán y Eva debieron estar agradecidos a Dios por todo lo que tenían, más ellos se empecinaron en lo prohibido. Sin embargo no supieron darle valor a las cosas que Dios les había dado, Salmo 103:2, Filipenses 4:11-13.

Todos nacemos con el pecado original, gracias a Jesús porque vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Génesis 3:1-6, I Timoteo 2:13-14, Romanos 5.12.

Los resultados de la desobediencia fueron terribles no solo para ellos sino a los descendientes, Génesis 3:7-15. Leamos estos ejemplos:

§  Nació en Adán y Eva un sentimiento de culpabilidad que los hizo esconderse de Dios, Génesis 3:7-8. A través de Jesús este sentimiento de culpabilidad es sanado.

§  El hombre tenía miedo hacia Dios, Génesis 3:10, sin embargo la Biblia nos manda a temer a Dios.

§  Las facultades del alma como la razón, los sentimientos, la conciencia y la voluntad quedaron corrompidas porque el hombre las uso para satisfacerse a sí mismo sin tomar en cuenta a su Creador. Pero al conocer el mensaje del Evangelio los seres humanos son guiados al arrepentimiento.

§  La muerte espiritual como la física pasaron al hombre, Romanos 5:12-15-17. Jesús es vida eterna.

§  El medio ambiente, la naturaleza  quedo afectada, Génesis 3:17-19, pero existe la promesa de liberación, Romanos 8:20-23.

§  Los dolores de parto fueron multiplicados, Génesis 3:16. Creemos que el plan de Dios fue que el parto fuera sencillo en la mujer.

§  El peor de todos los castigos fue quedar destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23, más gracias al sacrificio de Cristo podemos acercarnos confiadamente al Trono de gracia del Señor.

§  Dios maldijo a la serpiente, por dos motivos: para dejar en claro lo que le pasará a todo aquel que ceda su cuerpo al diablo y el otro motivo para hacer de ella un símbolo de las fuerzas diabólicas y mostrarnos lo que hará con ellas. Recordemos que la serpiente fue solo el instrumento que uso el diablo para ejecutar su plan.

El diablo siempre ha estado engañando y destruyendo a muchos, uno de sus anhelos es ser como Dios, más su soberbia ha arrastrado a multitudes porque ambicionan grandezas, él los ha inyectado con todo tipo de deseos malignos los cuales manifiestan envidias, codicias, pasiones desordenadas, avaricias y otras tantas cosas terribles. 

Es pecado desear lo divinamente prohibido, Mateo 5:27-30. Los creyentes debemos ser agradecidos con Dios por su gran misericordia porque el nos rescato de las tinieblas y nos trasladó a su reino de Luz.

4 de junio de 2011

I Parte: El Hombre, de la Caída a la Redención


I Parte

La Biblia nos dice en Génesis 2:7 “Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente”. Esta afirmación excluye todas las teorías humanas posibles sobre el origen del hombre, además que contesta con seguridad como fuimos creados y quien lo hizo. También la Biblia libro inspirado por el Espíritu Santo nos asegura que somos una creación especial de Dios por ser hechos a su imagen y semejanza.

Génesis 1.26-27, 2:7, Salmo 119:73, 139:13.

La naturaleza del hombre esta formada por espíritu, alma y cuerpo

El ser humano esta formados por una parte física (cuerpo) y una parte espiritual (espíritu y alma).

El Cuerpo 

El cuerpo, es aquel que coloca al hombre en contacto con el mundo físico, la Biblia lo llama edificio y casa en II Corintios 5:1 y es Templo del Espíritu Santo para el creyente en Cristo.

Nuestro cuerpo es conocido como la máquina más maravillosa de la creación, se ha escuchado de tecnología y de innovadoras computadoras que ocupan enormes espacios, sin embargo ninguna se compara con la mejor computadora del mundo el cerebro humano creado por Dios. Los actuales sistemas de comunicación jamás superaran el sistema nervioso central del ser humano situado en el cerebro y en la médula espinal de la columna vertebral. 

Una central telefónica de una empresa con sus múltiples centrales y redes de comunicación interna y externa puede ser algo extraordinario, pero nunca se podrá comparar con  las ramificaciones del sistema nervioso central del hombre que comunica entre sí las diferentes partes del cuerpo, el mismo dirige, coordina y controla las actividades de todo el organismo, lo que sentimos y hacemos consciente, inconsciente tiene su origen el sistema nervioso central.

El cuerpo humano es perfecto y todos sus sistemas como el digestivo, respiratorio, circulatorio, reproductivo etc. Ellos trabajan armónicamente para su buena salud y funcionamiento. No obstante la enfermedad vino como consecuencia del pecado.

Es de resaltar que debemos cuidar, alimentar y proteger nuestro cuerpo, al igual que el espíritu. Es en la parte espiritual que el hombre decide si encamina su cuerpo al pecado o lo santifica para Dios. El cuerpo humano resucitará y todos daremos cuenta a Dios por lo que hicimos mientras estuvimos viviendo en este planeta, Romanos 14:12, II Corintios 5:10. Si somos de Cristo nos tocará gozar del eterno bien del Señor, pero si fuimos incrédulos iremos a la eterna condenación en la cual seremos apartados de Dios para siempre, Apocalipsis 20:11-15.

El Alma

Por otra parte el alma, nos hace conscientes de que existimos, ella se vale de los órganos corporales para expresarse y recibir impresiones, tanto el cuerpo como el espíritu se manifiestan a través de esta.

Una vez que el alma sale del cuerpo, la persona muere, Génesis 35:18 y al resucitar ella vuelve, I Reyes 17:21.  La verdad es que Cristo vino a este mundo a salvar almas porque estás son inmortales.

En el alma encontramos las facultades psíquicas del ser humano, además de la personalidad y la individualidad. El Señor Jesucristo en Mateo 12.30 nos manda amar a Dios con todo nuestro corazón (aquí donde se guardan los sentimientos), con toda nuestra mente (donde están guardados nuestros pensamientos) y con toda nuestra alma (todo nuestro ser, carácter, conciencia y voluntad).

Adán es la fuente de todas las almas y esa es la razón por la cual todos somos pecadores. La palabra de Dios dice: “el alama que pecare, esa morirá” Ezequiel 18.4 porque es el alma que peca y usa el cuerpo para lograr su fin. Gracias a Cristo el hombre ha recibido dominio propio II Timoteo 1:7 y este al presentar su cuerpo al Señor, Romanos 6.12-13,19 lo usa para la gloria de Dios, Colosenses 3:17. 

En II Corintios 5:10, indica que durante el tiempo en que el alma esté en el cuerpo, responderá a Dios por lo que haga a través de él. El alma es la parte sensible del hombre donde siente, desea y piensa, Mateo 11:28-29. 

El alma del ser humano esta equipada por el corazón, la mente, la conciencia y la voluntad.

El corazón, es aquel lugar donde sentimos. Los sentimientos y las emociones son importantes en la vida del ser humano. La Biblia dice que el corazón es engañoso, Jeremías 17:9 pero Dios da un corazón para que lo conozcamos Jeremías 24:7.

No obstante el mundo dice que los sentimientos son incontrolables, pero la Biblia nos enseña todo lo contrario II Corintios 13:11, Filipenses 2:2, I Pedro 3:8. Los hombres son responsables ante Dios por lo que sienten, Él nos manda amar aún a nuestros enemigos, Mateo 5:44, esto podemos hacerlo a través de su infinita ayuda, porque su amor ha sido derramado en nuestros corazones, Romanos 5.5 y su paz nos guarda íntegramente, Filipenses 4:7.

La mente, no es más que la facultad otorgada por Dios al ser humano para pensar, razonar, imaginar. Ahora bien para el mundo los pensamientos son indóciles, sin embargo la Biblia enseña que la paz de Dios guarda nuestros pensamientos, Filipenses 4:7 y tenemos dominio sobre estos Filipenses 4:8.

La mente de un pecador es depravada porque esta en tinieblas, pero una vez que recibe al Señor Jesús en su vida, Colosenses 1:13, I Pedro 2:9 puede ser transformada y renovada completamente por Dios Romanos 12:2, Efesios 4:23.

La conciencia, es aquella que nos permite discernir entre el bien y el mal, la conciencia es el vigilante de nuestra alma, Romanos 2:13-15. La conciencia es la que nos dicta en la mente y el corazón cuando elegir o rechazar algo. Nos hace un llamado a las virtudes y la moral. El hombre que no esta regenerado desatiende a su conciencia hasta cauterizarla y corromperla, I Timoteo 4:2, Tito 1:5. Sin embargo por ella somos responsables ante Dios I Timoteo 1:19, I Pedro 3:16, Hebreos 9:14. La Biblia nos exhorta a mantener una buena conciencia, I Pedro 3:21. La sangre de Cristo limpia nuestras conciencias, Hebreos 9:14. La conciencia es uno de los medios que Dios utiliza para hablarle al hombre.

La voluntad, aquella por medio de la cual podemos decidir, con ella elegimos lo que nos agrada o rechazamos lo nos disgusta. El Señor nos hizo con libre albedrío, pero obligados a responder ante Él por nuestras decisiones. 

No podemos responsabilizar a Dios por el resultado de nuestras elecciones. El Señor ha establecido sus leyes, ordenanzas cuyo cumplimiento o quebrantamiento lleva consecuencias. 

Muchas veces cuando enfrentamos una determinada situación utilizamos nuestra mente para razonar, pero el razonamiento es afectado por nuestros pensamientos y por la conciencia, lo que influye en nuestra voluntad.

El acto más importante de la voluntad humana es decidir el destino eterno de su alma. Si el alma decide tomar a Dios en su vida por medio del Evangelio de Cristo, alcanzará la salvación y por ende la vida eterna, pero si rechaza el regalo más importante, el ofrecimiento divino, la ira de Dios continuará sobre él llevándolo a un destino de condenación eterna, Colosenses 3:6, Efesios 5:6.

De todas las decisiones que el ser humano pueda tomar en su vida, hay una en especial que es eterna y para siempre “La gran decisión” esta en Jesús.

El Espíritu

El espíritu nos hace estar conscientes de la existencia de Dios. Cristo vivifica nuestro espíritu, I Corintios 15:22, Efesios 2:1-2. La Biblia nos revela que somos almas vivientes, I Corintios 15:45 haciendo énfasis a nuestra naturaleza espiritual. 

Cuando el aliento de Dios entro en el hombre, Génesis 2:7 se convirtió en su espíritu y cuando ese espíritu hizo contacto con el cuerpo, dio como resultado la vida del alma. El espíritu afecta las facultades del alma, sí el espíritu esta muerto, el individuo será un hombre natural, sí este ha sido regenerado por la sangre de Cristo será un hombre espiritual, sí se trata de un redimido que no alimenta su espíritu, será un hombre carnal, I Corintios 2:11- 3:3. Lo que tenemos en el espíritu se manifestará a través de nuestra alma, así por ejemplo: la mentira, santidad, orgullo, inmoralidad, etc. 

El Apóstol Pablo identificó el espíritu humano como el hombre interior, Romanos 7:22-25. El cuerpo nos hace conscientes del mundo, el alma de nosotros mismos, y el espíritu Dios.

Génesis 1:26, 2:7, I Corintios 15:45, I Tesalonicenses 5:23.

"Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios". « Efesios 6:13-17 »