1 de enero de 2011

CALENDARIO

Cristo es Cabeza de la Iglesia



El Apóstol Pablo escribió “Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador”. Efesios 5:23-25

Él es la cabeza de la iglesia a causa de haberla amado y de haber muerto por ella. Como primer punto, Cristo es cabeza de la iglesia, por cuanto es Él quien tiene la autoridad, Él es nuestro Señor, y nos dirige por medio de su ley. Luego de la resurrección de entre los muertos y su ascensión a los cielos, fue sentado a la diestra de Dios en los lugares celestiales “Sobre todo principado, autoridad, poder, señorío y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero”. Efesios 1:21 “Dios sometió todas las cosas a la Iglesia, la cual es su cuerpo”. Efesios 1:22-23

Pablo Apóstol de Jesucristo reiteró esta verdad en Colosenses diciendo: “Y Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el Principio, el Primogénito de entre los muertos para que en todo tengo la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en Él habitase toda plenitud”. Colosenses 1:18-19

La afirmación que se hace en el libro de Hebreos, es que Dios nos va a hablar por medio de su Hijo durante los postreros días, es decir, durante la dispensación cristiana. Hebreos 1:1-2

Él exaltó a Cristo hasta lo sumo y le otorgó el nombre que es sobre todo nombre “PARA QUE EN EL NOMBRE DE JESÚS SE DOBLE TODA RODILLA DE LOS QUE ESTÁN EN LO CIELOS, Y EN LA TIERRA, Y DEBAJO DE LA TIERRA; Y TODA LENGUA CONFIESE QUE JESUCRISTO ES EL SEÑOR”. FILIPENSES 2:10-11

Las escrituras nos dan reposo y regocijo a nuestra alma diciéndonos que Cristo reinará como cabeza de la iglesia hasta el final de los tiempos y después cuando todo gobierno, toda autoridad y poder sean abolidos Él entregará el Reino a Dios él Padre. 1 Corintios 15:23-24

La iglesia de Jesús por muy individualista que sea en la era actual siempre reconocerá que la autoridad viene de Cristo y que toda decisión que se tome, el Espíritu Santo estará presente para que la misma sea guiada a la obediencia del señorío de Cristo.

Como segundo punto, Cristo es la cabeza de la iglesia por el gran ejemplo que nos da y es el modelo perfecto de la obediencia al Padre, Él nos dirige mediante su vida sin pecado.

El apóstol Pedro se refirió a Cristo diciendo: “NO COMETIÓ PECADO Y QUE NINGÚN ENGAÑO FUE HALLADO EN SU BOCA. CUANDO LE MALDECÍAN, NO RESPONDÍA CON MALDICIÓN. CUANDO PADECÍA NO AMENAZABA”. 1 PEDRO 2:21-23

Hablando un poco de Cristo la Sagrada Biblia me enseña que Él nunca tuvo necesidad de pedir perdón por error alguno que hubiese cometido, jamás tuvo necesidad de retractarse de alguna palabra mal pronunciada, su corazón no anidó ni conoció pensamientos pecaminosos algunos, incluso sus enemigos escudriñaron su vida, pero NO PUDIERON ENCONTRAR NI UN SOLO PECADO.

Cristo es la cabeza de la iglesia Él es perfecto en carácter, en autoridad y la iglesia debe obedecer sus mandamientos e imitar su vida. Él discípulo amado escribió: “EL QUE DICE QUE PERMANECE EN ÉL, DEBE ANDAR COMO EL ANDUVO”. 1 JUAN 2:6

Una exhortación de Pablo a la iglesia fue “SED IMITADORES DE MI, ASÍ COMO YO DE CRISTO”. 1 CORINTIOS 11:1

Cristo llegó a ser nuestro perfecto Salvador y esto lo obtuvo por medio de vivir una vida santa delante de su Padre, y fue de este modo que pudo ofrendarle a Dios una vida sin pecado la cual podía hacer expiación. “Y AUNQUE ERA HIJO, POR LO QUE PADECIÓ, APRENDIÓ LA OBEDIENCIA; Y HABIENDO SIDO PERFECCIONADO, VINO A SER AUTOR DE ETERNA SALVACIÓN PARA TODOS LOS QUE LE OBEDECEN”. HEBREOS 5:8-9

Esta es la relación que debe existir entre Cristo y la iglesia, Pablo dijo: “POR TANTO, NOSOTROS TODOS, MIRANDO A CARA DESCUBIERTA COMO EN UN ESPEJO LA GLORIA DEL SEÑOR SOMOS TRANSFORMADOS DE GLORIA EN GLORIA EN LA MISMA IMAGEN, COMO POR EL ESPÍRITU DEL SEÑOR”. 2 CORINTIOS 3:18

Poniendo nuestro ojos en Él a la vez que nos dirige con su perfecta vida, Hebreos 12:2.

Como tercer punto, Cristo es la cabeza de la iglesia por su gran amor. En la noche anterior a su muerte, el Señor Jesús le dijo a sus discípulos: “UN MANDAMIENTO NUEVO OS DOY: QUE OS AMEIS UNOS A OTROS; COMO YO OS HE AMADO, QUE TAMBIÉN OS AMÉIS UNOS A OTROS. EN ESTO CONOCERÁN TODOS QUE SOIS MIS DISCÍPULOS, SI TUVIEREIS AMOR LOS UNOS POR LOS OTROS”. JUAN 13:34-35

LES DIJO ADEMÁS: “ESTE ES MI MANDAMIENTO: QUE OS AMÉIS UNOS A OTROS, COMO YO OS HE AMADO”. JUAN 15:12

El precioso amor que Jesús tiene por su pueblo hace que se derrame en sus seguidores tres bendiciones especiales: La primera es “QUE LO AMEN A ÉL”. El discípulo amado Juan dijo: “NOSOTROS LE AMAMOS A ÉL, PORQUE ÉL NOS AMÓ PRIMERO”. 1 JUAN 4:19

La segunda bendición es “QUE LOS CRISTIANOS SE AMEN UNOS A OTROS”. Aquí Juan escribe lo siguiente: “EN ESTO HEMOS CONOCIDO EL AMOR, QUE ÉL PUSO SU VIDA POR NOSOTROS; TAMBIÉN NOSOTROS DEBEMOS PONER NUESTRAS VIDAS POR LOS HERMANOS”. 1 JUAN 3:16

La tercera bendición que llevan sus seguidores es “HACER SU VOLUNTAD”. CRISTO DIJO: “SI ME AMÁIS, GUARDAD MIS MANDAMIENTOS”. JUAN 14:15

Jesús ha mostrado de la manera mas extraordinaria lo que es el verdadero amor y como este se manifiesta, el dirige a su iglesia con su amor y solo aquellos que están sensibilizados a su Espíritu desempeñarán su voluntad y son transformados en su imagen. Por ésta razón Juan dijo: “AMADOS, AMÉMONOS UNOS A OTROS; POR QUE EL AMOR ES DE DIOS. TODO AQUEL QUE AMA, ES NACIDO DE DIOS, Y CONOCE A DIOS”. 1 JUAN 4:7-8

La Iglesia fue fundada por Cristo, es dirigida por Él, lleva su nombre, Él ha prometido sustentarla, la coronó con sus promesas de gloria eterna, la santifica a través de su preciosa sangre y su Santo Espíritu. Espera una iglesia gloriosa sin mancha ni arruga, ni cosa semejante. Efesios 5:27

Nosotros los cristianos hemos sido comprados por la sangre de Cristo que Él derramó al morir en la cruz por causa de nuestros pecados.

El cristiano debe transformarse con la finalidad de que vaya adoptando cada día ese carácter conforme a la imagen de Jesús. “NO OS CONFORMÉIS A ESTE SIGLO SINO TRANSFORMAOS POR MEDIO DE LA RENOVACIÓN DE VUESTRO ENTENDIMIENTO, PARA QUE COMPROBÉIS CUAL SEA LA BUENA VOLUNTAD DE DIOS, AGRADABLE Y PERFECTA”. ROMANOS 12:2

Que el Señor les bendiga con toda bendición a través de su Hijo Jesucristo y su Santo Espíritu. Sólo Cristo es la cabeza de la iglesia y delante de Él toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Él es el Señor. Jesús es quien nos perdona y nos limpia de todo pecado.

"Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios". « Efesios 6:13-17 »